domingo, 18 de abril de 2010

"La Soledad de los Números Primos"



Me resulta difícil reseñar este libro, porque a pesar de las expectativas que tenía al comprarlo, y a pesar de que, en cierto sentido me encantó, aún así me generó una sensación rara al terminarlo, como si todo el libro fuera demasiado para tan poco final (ésta es mi apreciación subjetiva, que no necesariamente tiene que coincidir con la de otros, o que estigmatice al libro de manera negativa).
Igualmente quiero rescatar los aspectos positivos del libro, los que me gustaron y por los cuales el libro me pareció interesante:
Desde la primera página hasta la última las palabras elegidas y el estilo de Paolo Giordano me enamoraron. Me encanta su forma de escribir, su forma de contar, como si todo lo que viniese a su mente fuera valido para plasmar sobre las hojas.
Sin mucha prisa y sin mucho enredo nos abre un mundo, (fascinante en mi caso, más que nada porque estudio psicología) tan real y complejo como lo es la vida misma.
El libro se cuenta desde 1983 hasta 2007 y está dividido por títulos, en los cuales se agrupan los diferentes capítulos.
Giordano da cuenta de muchas cosas, entre ellas, cuánto pueden determinarnos los actos, las palabras y las miradas de nuestros padres.

… su padre siempre se dirigía a Mattia, el primero que nació, y le decía: “Mamá tenía el útero demasiado estrecho para los dos”, o “A saber la que armasteis ahí dentro. Seguro que de tanto patear a tu hermana la desgraciaste”. Y se echaba a reír, aunque la cosa no tenía ninguna gracia; y aupaba a Michela y le restregaba la barba por la carita.
En esas ocasione, Mattia los miraba alzando la vista y riendo también, y oía las palabras de su padre como si se le filtrasen por ósmosis, sin entender bien lo que significaban.




No siendo esto lo único, también revuelve “la soledad”, ese sentimiento que tanto nos molesta, y que es tan característico de nuestra humanidad. La soledad en su forma más pura, la verdadera, la que molesta y duele en la boca del estómago. La soledad acompañada de la culpa, de reproches y de remordimientos.

… porque estaban unidos por un hilo invisible, oculto entre mil cosas de poca importancia, que sólo podía existir entre dos personas como ellos: dos soledades que se reconocían.

Todos estos sentimientos se plasman en sus dos personajes, Mattia y Alice. Dos historias que pueden gustarte, que pueden que no, que seguramente te van a dejar con muchas preguntas sin su correspondiente respuesta. Con los cuales, (seguramente y por el ojo critico y realista del autor), te vas a poder identificar, porque una de las cosas que Paolo hizo posible en este libro, es mostrar aspectos del sujeto que, de alguna u otra manera se hacen patentes en todos, que son, nada más y nada menos, que los conflictos que rodean a los seres humanos, esos que nos hacen ser quien somos.

Fueron los otros quienes primero supieron lo que Alice y Mattia no comprenderían hasta muchos años más tarde. Entraron en el salón cogidos de la mano, sin sonreír, sin mirarse ni mirar al mismo sitio, pero era como si sus cuerpos fluyeran uno en el otro a través del contacto de las manos.

“En mi novela hay una historia de amor extraña, de esas difíciles de definir, donde hay atracción pero a la vez repulsión”.“Escribir esta novela ha sido un acto de excavación en mi adolescencia y en mi infancia y algunas cosas se han presentado como una venganza de mi pasado”.Giordano.

Quién es Paolo Giordano:




Paolo Giordano es italiano, con su primera novela, La soledad de los números primos, ganó el premio Strega de 2008. Y si bien lo de escribir es parte de su vida, Giordano es Licenciado en Física.
La soledad de los números primos ha vendido más de un millón de ejemplares, siendo traducido a cinco idiomas y consiguiendo una adaptación al cine dirigida por Saverio Constanzo.

Sinopsis del libro:

Paolo Giordano se ha convertido, hoy por hoy, en el fenómeno editorial más relevante de los últimos años en Italia. Con tan sólo veintiséis años, La soledad de los números primos, ópera prima de este recién licenciado en Física Teórica, ha sido galardonada con el premio Strega 2008 y ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes para una primera novela. Asimismo, ha despertado un gran interés internacional y será traducido a veintitrés idiomas.
Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí. Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

2 comentarios:

Elwen dijo...

Veo que el final te dejó tan "fastidiada" como a mí. Es como que no está a la altura del texto en general porque la historia en sí engancha y está bien pero... le falta algo importante, algo por parte de Mattia y Alice.

Cele dijo...

Si Elwen es verdad!!!! Y tenés razón respecto a lo de que le falta algo importante, tal vez compromiso? te digo que Mattia me dejo con la sensación de no querer realmente a Alice... mmm no lo sé, es como que al terminarlo me quedaron dudas, y leer el final no fue lo que esperaba. Aun así lo anterior me encanto.