martes, 16 de marzo de 2010

"La hora del lobo" de Cristina Loza.



Andaba yo buscando un libro, después de devorar “Antes de morirme”, (con esa sensación que de se te adhiere al alma y cuerpo, cada vez que un maravilloso libro termina, y con sus personajes todavía rondando como fantasmas), cuando me acerque a mi librería de siempre buscando inspirar mi mente con nuevas historias inolvidables.
Paula, (tan divina como siempre), ya me había recomendado “El revés de las lagrimas”, libro que encargue (uno para mi y otro para regalar) y que sin embargo, para ese momento, todavía no había llegado, (y aún estoy esperando, cosa que pasa siempre, cuando un buen libro esta agotado).
Decidida a llevarme un libro a casa y con la plata justa, compré “Muerte de un superhéroe”. Lamentablemente, y después de de varios intentos fallidos, no pude pasar de la tercera hoja. El libro no me gustaba para nada.
Dos días después, volví a la librería, dispuesta a cambiar la compra errada, y con un titulo que rondaba mi cabeza (casi obsesivamente) desde hacia un par de semanas, un libro que era difícil de conseguir y cuya autora era la misma que “El revés de las lagrimas”.
Entonces le pregunté a Paula: “Pau, tenés La hora del lobo de Cris…” y ella termina mi frase, “de Cristina Loza, si me llego justito hoy”. Y con la alegría y espontaneidad que caracterizan a (tan querida) Paula me lo entrega. Y con una gran sonrisa y mucha curiosidad, compré el libro.
Y fue así como Cristina Loza entró a mi vida, mis ojos, mis pensamientos y mi corazón.
Apenas escuche, con su linda voz (en cuento mi libro) el primer párrafo de La hora del lobo, supe que me iba a encantar y no me equivoque.
La verdad, es que normalmente, y a pesar de que me gusta de todo, leo libros de fantasía, de lectura ágil y rápida, que acabo, como mucho, en dos días.
En este caso y con este libro fue distinto, no hay necesidad de devorar, hay necesidad de disfrutar.
Las palabras, cuidadosamente elegidas por Cristina, (y con su voz todavía en mi memoria), hicieron que respetase cada coma y signo de puntuación. Y leí una y otra vez aquellas frases elaborada con una delicadeza exquisita y detallada.
Disfrutaba la sinfonía de palabras con las que la autora jugaba, recreando no solo el mundo interior de sus personajes, sino reluciendo el inolvidable paisaje que caracteriza a nuestro país. Casi podía ver las sierras, escuchar la brisa del viento, sentir el calor de enero en mi piel, oler las flores y los animales, y también, saborear un buen mate. Pero también, y con el mismo efecto, podía sentir los pensamientos y sentimientos de sus personajes. El dolor, la alegría y el amor, la maldad, la ira y el remordimiento. El deseo y la pasión. Los secretos y fantasmas.
No puedo más que sentir orgullo al encontrarme con una escritora, de una calidad arrolladora, que no solo cuenta una historia tan real y no tan lejana (con un país en la década del 80, y antes también, a través de los recuerdos de sus protagonistas), sino que además lo hace con una elegancia y un sentimiento profundo que se refleja en cada una de sus palabras.
Una historia en donde sucede de todo, con sorpresas y secretos que uno va develando a medida que avanza. El pasado y el presente. Simplemente inolvidable.





Así comienza el viaje:

Verano del 80

Pilar sale de la casa sin mirar hacia atrás. Cruza con premura el jardín en sombras, húmedo y quieto tras la lluvia mezquina y molesta de ese enero agobiante. Escucha sus propios pasos en la grava camino a la cochera, el entrechocar metálico de las llaves, y un alboroto en la sangre que la impulsa más allá de la conciencia, fuera de los límites, fuera de su propia vida.
Abre la camioneta, el bolso de mano cae en el asiento delantero, la maleta pequeña en el de atrás, sube y cierra la puerta. Se aferra al volante, donde por un momento apoya la cabeza aturdida, que se endereza y sacude al unísono con la mano que gira la llave y enciende el motor. Las luces del tablero y el ronroneo de la máquina la envuelven cual una burbuja protectora que, y ese es su deseo ferviente y apasionado, pudiera llevarla de inmediato a otra parte, a otra realidad.

Si querés conocerla y escucharla: http://www.cuentomilibro.com/entrevista.asp?id=40




Sinopsis:

"Sólo hay un destino para ella al final del camino y es La Algarroba, la casa de su abuelo, el solar de los Montero."

Enero de 1980. A los 39 años, Pilar siente que ha perdido el rumbo y busca refugio en la casona solariega donde pasó aquel verano del 53 que marcó el fin de su infancia. Allí se reencuentra con don Pancho Montero, su abuelo, un caudillo de espíritu vehemente acosado por la enfermedad y los fantasmas del pasado.
La acción nos sumerge en un vértigo de pasiones y violencia ceñidos indisolublemente en páginas que no dan tregua. Con salvaje erotismo y ternura descarnada, la historia propone un viaje por el tiempo y el espacio, desde la estancia norteña al gueto de Varsovia, de un kibutz en Israel a la Argentina del 45, de la rutinaria vida urbana a la engañosa calma del campo. El trágico secreto de Merceditas, la presencia ominosa del Coronel, la cueva en el monte, la aparición de Ari son algunas de las sorpresas que La Algarroba guarda para Pilar junto al canto de los pájaros y el perfume de las enredaderas. De todas ellas, quizá la más inesperada sea el surgimiento del amor en medio del terror y las persecuciones.
Uno por uno, los secretos de La hora del lobo se van develando como piezas de un rompecabezas fascinante que sólo el lector terminará de completar. Con el poderoso don para narrar que ya demostró en El revés de las lágrimas, Cristina Loza ha escrito otra novela vibrante sobre los lazos entre el poder y el honor en varias generaciones de una familia y de un país.


La Hora del Lobo llega a Italia: "QUEL CHE IL VENTO HA PORTATO"




¿Quién es Cristina Loza?. Aquí una entrevista que lo dice todo:




ENTREVISTA A CRISTINA LOZA.
Fuente: http://www.eventur.com.ar/eventur/index.php?iD1=2&iD2=6

Un espíritu inquieto al servicio de las letras
Presentamos el perfil de una mujer que dedica su vida, experiencia personal y sabiduría humana a las letras y a disfrutarlas, como creadora y lectora. Por Mariana Fachinetti.

Cristina Loza nació y reside en Córdoba. En el año 2002 apareció publicada en Córdoba la novela Malasangre (Ediciones del Boulevard 2002; El Emporio Ediciones 2005) y su éxito en ventas y repercusión llevó a la primera plana a su autora, Cristina Loza.
En el 2004 quedó finalista del Premio Planeta con su segunda obra, El revés de las lágrimas (El Emporio Ediciones, 2005, 10ª Edición, 2006; Emecé, 2007) y su reconocimiento aumentó hasta convertirse en un nombre de referencia entre los lectores ávidos de bellas historias humanas ambientadas en nuestras regiones.
Tanto la descripción de los lugares, como la recreación histórica y la formación de los personajes, llevan al lector a sumergirse en un maravilloso mundo que surge de la inspiración y trabajo de una mujer que dedica su vida, experiencia personal y sabiduría humana a las letras y a disfrutarlas, como creadora de ellas y lectora.
Con gracia innata Cristina Loza comenta sus inicios en la escritura: “Creo que empecé con fervor en tercer grado, cuando mi maestra me elogió una composición, en rigor de verdad, más que escribir, leía con voracidad, como si pudiera tragarme todos esos mundos que los escritores imaginaban para mí.” Pero su carrera profesional en el mundo de las letras se tomó una larga pausa para salir a la luz pública. “Siempre quise escribir, pero ‘los caminos de la vida’, me llevaron hacia otros rumbos. De todas maneras, no sería la escritora que soy sino hubiera vivido mis circunstancias”, dice, y fue gracias a esas experiencias personales que sus palabras brotan aún más sinceras en sus historias. Su pasión de escribir se trasmite en el poder de sus palabras, siente “un placer casi físico. Cuando encuentro un verbo, esa palabra que busqué toda una tarde, o leo en voz alta la frase que me colma, es magia pura. Me parece que es una sensación parecida en cualquier creador, no importa a qué se dedique. Es la contentura de ver en el mundo lo que estaba solamente en nuestra mente. También es el cosquilleo de presentir el efecto de mis palabras en ese lector que no conozco, y que espero alborotar con mi manera de ver el mundo”, explica. Y esos mundos aparecen tras una idea que “se macera dentro mío, hasta que un día decide emerger”, aunque “esto no basta para la escritura, se necesita la disciplina y la gimnasia de escribir”.
En estos momentos se encuentra trabajando en su tercera novela: “Es la continuación de Malasangre, aunque intento que tenga su independencia para el lector que no haya leído ésta obra. Se llama La hora del lobo y es la historia de una mujer que vuelve a la casa solariega a descubrir secretos que no tuvieron respuesta en su niñez.”
Cristina Loza seguirá escribiendo y dando lo mejor de sí a sus lectores. Sus novelas “son como hijos que marchan con vuelo propio, sigo su derrotero pero ya no me preocupo, tienen su destino, y los desvelos se los entrego a la que estoy escribiendo hoy”, finaliza.

Visita su página: http://www.cristinaloza.com.ar/index.asp

4 comentarios:

Nacho dijo...

Que graciosa toda la narracion de como conseguiste el libro :D, seguro que esta muy bueno.

Cele dijo...

Hola Nacho!!! El libro es genial!!! estoy enamorada de Cristina Loza!!!!!!!
Cuento como conseguí el libro porque es increíble como, por cuestiones del destino, uno se cruza con estos libros que te marcan y quedan en el estante de "los mejores".
Es diferente, no es novela juvenil, pero aún así quede hechizada.
Además de que me gustan casi todos sus personajes, y la historia de amor de Merceditas; me encanta la idea de conocer un país, (mi país) que, por razones obvias (tengo solo 23 años), no conozco, eso llamó mucho mi atención.
Tengo casi todas las hojas marcadas, marco las frases que me gustan con lápiz y las releo, es simplemente genial como escribe esta mujer!!!
Yo la recomiendo!!!!
Muchos Besos.
Cele

Cristina del Valle dijo...

¡¡ Hola Cele!! ¡¡ Qué linda sorpresa encontrar todos tus elogios, y ver el trabajo tuyo de recopilar datos !! Estoy escribiendo mi cuarta novela, que se llama Un oso de Karantania, y que ambientada en Eslovenia a partir de la 1º Guera Mundial, habla de cuantas personas se amaron o se odiaron en nuestras raíces para que nosotras estemos hoy aquí. Gracias por ser mi lectora, gracias por compartirlo, no sabes cuánto me ayuda a seguir en éste camino que es tan solitario, con mis luces y mis sombras,y todos mis fantasmas.Cuéntame que haces, además de leerme, y adonde vives.Te comento que La hora del Lobo salió publicada en Italia, con el título " Quel que il vento ha portato"
Te copio éste vínculo sobre el libro.
http://www.unilibro.it/find_buy/findresult/libreria/prodotto-libro/autore-loza_cristina_.htm?redirectt=si
Un abrazo virtual hasta que nos podamos dar uno real.Cristina Loza

Cele dijo...

Cristina no puedo creer que hayas comentado mi reseña!!!!!
Mientras leía tus palabras, se me ponía la piel de gallina. Estoy más que emocionada.
Me alegra mucho saber que continuas escribiendo y que nos vas a deleitar con una nueva novela. Y demás está decir que estoy muy orgullosa y contenta de que La hora del lobo se pueda leer en Italia (hermosa la portada), te deseo toda la suerte!!!!
Yo soy de Bahía Blanca, ciudad al sur de Buenos Aires. Tengo 23 años y estudio Licenciatura en Psicología en la Universidad del Salvador. Este es mi último año.
Cuando te escuche en “cuento mi libro”, me dio la sensación de que sabes sobre psicología. Yo disfruto mucho del Psicoanálisis.
Ojala en algún momento pueda conocerte. Realmente sería un honor.
¿Vas a estar en la feria del libro?, yo nunca fui, pero este año me propuse ir!!!
Ojala que pueda seguir recibiendo noticias tuyas y agradezco tu contacto!!!!
Un beso gigante…
Celeste

PD: Estoy más que feliz!!!!!! Gracias por escribir tan lindo y compartirlo con todos!!!!!